¿Cómo se puede interpretar el EBITDA de una compañía?

Interpretar el EBITDA de una compañía es fundamental para conocer la situación financiera de una empresa y poder tomar decisiones en función de los resultados.

Qué es el EBITDA

El EBITDA es un indicador financiero que muestra las ganancias de una empresa, antes de restar pagos y costes como impuestos, intereses, depreciaciones y amortizaciones. Es decir, hace referencia a los beneficios en bruto de explotación calculado previamente a la deducción de los diversos gastos financieros. El nombre de esta métrica proviene de las siglas Earnings before Interest, Taxes, Depreciation and Amortization. La traducción del inglés significa “Beneficios antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización”

Cómo se calcula el EBITDA

Su cálculo se realiza mediante una fórmula muy sencilla. Detallamos los pasos a continuación:

  • En primer lugar se hace el cálculo del beneficio neto de la empresa, y a los ingresos, les restamos los costos y los gastos. El resultado que obtenemos es el resultado operativo o el EBIT.
  • A este resultado le sumamos los costes de depreciación y los de amortización

La fórmula quedaría de esta manera:

EBITDA= Ingresos de explotación — Gastos administrativos y ventas — Costes de ventas + Amortización + Depreciación

Cómo interpretar el EBITDA

El EBITDA es un indicador financiero que, aunque es sencillo de calcular, puede dar lugar a interpretaciones erróneas del mismo.

Para que esto no ocurra, debemos tener muy encuentra los siguientes puntos.

  1. Para interpretar el EBITDA hay que tener en cuenta que el resultado no refleja la liquidez que genera la compañía. Esto es así porque en la fórmula no entran otros conceptos como las compra-ventas que todavía no se han hecho efectivas o los pagos financieros.
  2. Tampoco se tiene en cuenta el endeudamiento de la compañía, por lo que obtener un resultado alto en el EBIDTA puede estar debido al apalancamiento de la empresa. Esto significa que su capacidad real para generar beneficios podría disminuir de forma considerable.
  3. Al restar las amortizaciones productivas, no se están teniendo en cuenta las posibles inversiones productivas que se realizan con el propósito de mantener la actividad de la empresa. Tanto en el pasado como en la actualidad.
  4. El cálculo del EBITDA no es suficiente, por sí solo, para analizar si un proyecto resulta rentable o no. Esto es algo que hay que valorar junto con otros indicadores, teniendo en cuenta otros puntos sensibles del negocio.

Para qué sirve el EBITDA

Este indicador sirve para conocer si una empresa está siendo rentable. Pero para interpretar el EBITDA correctamente hay que realizar una comparación con las ventas, para conocer el ratio que nos mostrará si la compañía es eficiente. También se suele utilizar relacionando el resultado del EBITDA con el valor de la empresa. El ratio que se obtiene determina si se está añadiendo un valor mayor o menor que los recursos que se generan.

Si necesitas asesoramiento para calcular e interpretar el EBITDA, ponte en contacto con nuestro equipo de profesionales. Para estar al día de todas las novedades sobre asesoría financiera, puedes seguirnos en LinkedIn o suscribirte a nuestra web.

Corre la voz:

Otras entradas

Consultoría gratuita de finanzas para tu startup