¿Cuándo y cómo se debe valorar una empresa?

Valorar una empresa es algo que depende de distintos factores, tanto externos como internos y de índole social, económica, de mercado, etc. El valor comercial de una empresa debe valorarse en cualquier situación. Pero se convierte en algo fundamental en determinados casos.

  • Incorporación o retirada de socios de organizaciones que no estén inscritos en la bolsa de valores
  • Transacciones de compraventa
  • Análisis de la gestión administrativa cuando se busca maximizar el valor de la empresa
  • Evaluación e interpretación del estado financiero de la compañía
  • Analizar el esfuerzo necesario durante el emprendimiento de un negocio

Cuando uno decide iniciar alguna de estas acciones en su negocio, deberá enfrentarse a una importante cuestión: ¿cuánto vale la empresa? Después de todo un trayecto laboral dedicando esfuerzos para crear valor, ese trabajo debe materializarse a la hora de vender, expandirse o mejorar. Pero es algo que hay que demostrar por medio de distintas técnicas.

Métodos para valorar una empresa

Estas son los más importantes y más empleados:

  1. Calcular el descuento del flujo de caja

Es un cálculo muy sencillo y es el método más utilizado en casi todas las empresas con vistas a vender. En especial a las de creación bastante reciente, y también en PYMES. Consiste en hacer un calculo de resultados de cara a los próximos cinco años utilizando el valor del presente.

2. La técnica de los múltiplos

Se aplica en compañías que tengan como mínimo diez años con un histórico de resultados. De esta forma se puede utilizar el EBITDA (en este artículo te enseñamos varias cuestiones a tener en cuenta antes de calcularlo) y utilizar los resultados del año y del año anterior para extraer una previsión de lo que se podría conseguir el año siguiente. El resultante se multiplica por una cifra entre 3 y 7 (múltiplo). Este método está indicado para negocios que lleven varios años activos y hayan alcanzado una media de facturación anual, por lo que los resultados suelen ser similares.

3. Método de comparación

Para valorar una empresa se utiliza como referente las operaciones cerradas de negocios, del mismo sector, que tengan características parecidas. Requiere experiencia para hacer un análisis exhaustivo y certero.

4. Técnica del patrimonio

También se conoce como valor de activos ajustados. Consiste en la valoración de todos los bienes materiales de la empresa.

5. Elementos para valorar una empresa

¿Cuáles son los elementos que influyen en el momento de su valoración?

Todos los negocios están conformados por una serie de elementos, que aportan más o menos a la empresa. Hay que tenerlos en cuenta en el momento de valorar una empresa.

  • Elementos físicos. Material, mobiliario, materias primas, local, stock de productos, etc.
  • Elementos humanos. Personal, sueldos, seguridad social, etc.
  • Elementos legales. Licencias, seguros, certificados, patentes.
  • Elementos empresariales. Cartera de clientes, campañas de marketing, proveedores, riesgos, etc.
  • Elementos tecnológicos. Equipos y programas informáticos, telefonía de empresa, etc.
  • Activos intangibles
  • Elementos económico financieros.

Así pues, para valorar una empresa, hay que tomar elementos cualitativos y cuantitativos. Siendo los cuantificables el estado de los resultados, el balance general o la proyección de costos y de ingresos.

Cuando se elabore un informe de valoración, habrá que incluir la definición de la valoración, el análisis financiero y económico, una exposición de las técnicas de valoración apropiadas para la empresa y una conciliación entre el valor estimado y la conclusión de la valoración que nosotros hemos extraído.

Si necesitas cualquier tipo de asesoría financiera, no dudes en ponerte en contacto con nosotros y nuestro equipo de profesionales te atenderá sin compromiso alguno. También puedes seguirnos en nuestra página de Linkedin.

Corre la voz:

Otras entradas

Consultoría gratuita de finanzas para tu startup