¿Qué es el margen de contribución y cómo se calcula?

El margen de contribución el resultado de la restar los costes variables al precio de venta. Otra forma de entender este concepto es el sobrante de los ingresos en relación a los costes variables. Este excedente debe ser suficiente para cubrir tanto los costes fijos como la ganancia o utilidad esperada.

Elementos del margen de contribución

Está compuesto de distintas variables que hay que analizar para su cálculo

  • Costos fijos. Son aquellos costos que permanecen sin variaciones durante un determinado plazo de tiempo, independientemente del volumen de producción de una empresa. Tanto si la compañía lleve a cabo un producción pequeña o masiva, los costos fijos serán siempre igual. Un ejemplo de este elemento sería el importe del alquiler del local o establecimiento donde se llevará a cabo la actividad de la empresa.
  • Costos variables. Estos si que varían dependiendo del volumen de producción que se haya dado en un determinado periodo. Si no se produce, no existen costos variables. Sin embargo cuando la empresa aumenta el volumen de actividad y producción, también se incrementa el valor de los costos variables. Un buen ejemplo sería el valor de las materias primas que la organización necesita para su actividad.
  • Utilidad. Este concepto hace referencia al resultado en porcentaje que el producto ha de obtener sobre el costo que se ha invertido.

¿Cómo se calcula el margen de contribución?

Si queremos hacer un cálculo del margen de contribución que se deriva de la producción de determinado elemento hay aplicar la siguiente fórmula:

MC = PVU — CVU

  • MC. Margen de Contribución
  • PVU. Precio de Venta por Unidad
  • CVU. Costo Variable por Unidad

La importancia del margen de contribución

El objetivo de calcular esta variable, tal y como el propio nombre indica, es conocer cuánto contribuye la producción de un servicio o producto determinado a la estabilidad de una empresa en términos económicos. Gracias a este cálculo se puede saber con precisión hasta qué punto puede ser rentable seguir produciendo ese elemento.

Una vez calculado podremos analizar los siguientes puntos:

  1. Margen de contribución negativo

Si los costos variables superan al precio de venta, entonces el margen de contribución se considera negativo. Si obtenemos este resultado, significa que la producción de ese elemento se encuentra en una situación crítica y por lo tanto debería suspenderse.

2. Margen de contribución positivo

En el caso de que los costos variables resulten ser menores a los costos físicos, se considera que el margen es positivo. Cuando es así, el excedente debe asignarse a cubrir los costos fijos y de esta forma contribuir a generar la utilidad esperada. Cuanto más elevado sea el margen de contribución, mayor será la ganancia que se obtenga. Esto es así por que el costo fijo no varía y esto ayuda a incrementar la utilidad dentro del margen de contribución.

3. Margen de contribución igual al costo fijo

Cuando se da este caso, es que la producción de cierto elemento no está aportando utilidades o ganancias a la empresa. Se encontraría en un estado de equilibrio en el que ni se gana ni se pierde dinero.

Si después de leer este artículo sigues teniendo dudas, nuestro equipo de expertos en finanzas y contabilidad te ayudarán en todas tus cuestiones gracias a nuestra experiencia como asesoría para empresas y startups. También puedes seguirnos en nuestra página de Linkedin y permanecer informado de las novedades del sector.

¡Hasta la próxima!

Corre la voz:

Otras entradas

Consultoría gratuita de finanzas para tu startup