Buenas prácticas para controlar el cashflow de tu startup y no quebrar por falta de efectivo

Cashflow

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Disponer de efectivo es una necesidad imperante para el éxito de una empresa. Por ello, manejar el cashflow o flujo de caja correctamente suele ser una prioridad para la mayoría.

A decir verdad, no es algo fácil de conseguir, si no se tienen los conocimientos precisos. Lo ideal en estos casos, es confiar en profesionales expertos en finanzas.

Aún así, ¿qué te parece si te mostramos algunas de las buenas prácticas que existen para controlar el cashflow de tu startup?

A continuación, encontrarás algunas de las recomendaciones que suelen seguir los  profesionales expertos.

¿Qué es el cashflow de una empresa?

El cashflow es uno de los indicadores más relevantes de una empresa. Nos informa sobre la salud o bienestar financiero del que goza.

De manera general, se podría decir que muestra dónde está el dinero del negocio: qué cobros debe realizar, los pagos pendientes o el dinero adeudado.

Sea como sea, controlar este parámetro es fundamental para poder prever las necesidades de dinero en efectivo que pueda tener el negocio y también responder ante ellas. Hablamos de necesidades presentes y futuras.

7 buenas prácticas para mantenerlo controlado

Ya sabemos qué es el cahsflow, incluso en este mismo blog hemos explicado cómo se calcula, veamos ahora cuáles son las buenas prácticas que se deben implementar para que no existan desajustes.

Estas buenas prácticas persiguen:

  • Conocer qué dinero falta y sobra para poder tomar decisiones de manera justificada.
  • Mejorar el control del flujo de caja tanto de entradas y salidas como de financiación o inversión.
  • Establecer políticas de pagos y cobros que no comprometan las finanzas empresariales.
  • Hacer seguimiento de la liquidez del negocio.

En definitiva, hablamos de tener el control sobre el efectivo y guiar a la empresa por la dirección correcta hacia su crecimiento.

Para todo ello, se recomiendan seguir buenas prácticas como las que describimos aquí abajo.

Limitar gastos

Recordemos que mejorar el cashflow significa disponer de dinero en efectivo para que la empresa pueda hacer frente a sus responsabilidades. Además, es importante que entre más dinero del que sale.

Una de las medidas o buenas prácticas a adoptar para conseguirlo es limitar los gastos.

Es decir, si se establece una política de gastos restrictiva o que nos obligue a analizar detenidamente cada gasto que se vaya a realizar, podremos eliminar aquellos que no sean necesarios y favorecer el cashflow de la empresa.

Aprovechar descuentos

Si has entendido el significado de cashflow, comprenderás que tiene sentido aprovechar los descuentos que puedan ofrecer los distintos proveedores.

Hay algunos de ellos que permiten acceder a este tipo de beneficio, por ejemplo, con el pago por adelantado.

Con estos descuentos, la empresa gastará menos dinero y aumentará el cashflow de la misma.

Simplificar el pago de clientes

Otra estrategia o buena práctica para mejorar el cashflow es facilitar o simplificar las operaciones de pago al cliente.

Hoy en día, es muy habitual hablar de pagos online. Sin embargo, esto no significa que se trate de pagos rápidos y fáciles. Algunas veces encontramos formularios interminables, páginas con errores o procesos muy largos.

Lo ideal es que la operación se pueda completar en un par de clics. Para ello, hay que minimizar los pasos a dar y enfocarse en que el pago sea lo más fácil posible.

Realizar un seguimiento frecuente

El cashflow debe ser algo que se revise y se mantenga en control de manera permanente. Por ello, cuanto más frecuente sea la periodicidad con la que se realice, mayor probabilidad habrá de evitar desajustes y correcciones.

Con ello, los datos serán más fiables y las decisiones que se tomen en base a ellos más certeras y seguras.

Disponer de un plan de inversiones y gastos

Un plan de inversión y gastos contempla un estudio exhaustivo de los objetivos perseguidos y los costes asociados. Estas inversiones pueden ser actuales o futuras.

Es importante que se revise o se realice para cada fase del negocio. Es una herramienta que sirve para tomar decisiones financieras.

Con la información que arroja el plan, se puede prever el cashflow de una empresa. Y, además, calcular el impacto que puede tener cada una de las inversiones en el flujo de caja de un determinado momento.

Ser realista con las previsiones

Tanto en el plan anterior como en cualquier otro que se lleve a cabo para manejar la tesorería de una startup se debe ser realista. Esto implica no prever ingresos de más o gastos de menos.

Se trata de una buena práctica que te ayudará a no cometer desajustes excesivos que acaben en falta de efectivo.

A veces es mejor prever sabiendo que has sido demasiado prudente que quedarse corto. Es más fácil gestionar un pequeño exceso favorable que una falta importante o significativa.

Si aplicas un realismo estricto, evitarás encontrarte un cashflow negativo y por ende con un vaciado de la caja de tu negocio.

Contar con profesionales expertos en finanzas

Por último, lo ideal es incorporar profesionales expertos en finanzas para que asesoren o controlen el cashflow de la manera más acertada posible.

Este departamento debe poner a disposición del resto sus conocimientos específicos para ayudarlos a superar los retos diarios a los que se enfrentan.

Además, este tipo de profesionales saben cómo calcular el flujo de caja, cómo interpretar los datos y cuáles son las medidas más idóneas para que siempre sea favorable.

De ahí que tengan un papel significativo a la hora de hablar de financial cashflow o flujo de caja.

Como ves, contar con dinero en efectivo es sumamente importante para una startup. Sin embargo, hay que considerar múltiples factores que no siempre resultan sencillos.

Si te has lanzado a crear una startup, te recomendamos confiar este tipo de asuntos a equipos preparados y con experiencia.

En caso de que así lo decidas, en Lean Finance estamos dispuestos a echarte una mano. Trabajamos con varias startups aportando nuestra visión financiera y ofreciendo soluciones para su correcto desempeño y viabilidad.

Escríbenos y te daremos más detalles. ¿Listo para controlar el cashflow de tu empresa de manera precisa?

Suscríbete a nuestra newsletter

También te puede interesar