Cómo calcular el flujo de caja en 5 minutos

flujo de caja

El flujo de caja, también llamado flujo de efectivo o “cash flow” es un concepto fundamental en el mundo empresarial. ¿Te gustaría descubrir cómo calcularlo de forma fácil? ¡Te lo contamos todo!

Hay veces que te puedes hacer un lío con tantos conceptos financieros. El flujo de caja es una herramienta que nos permite medir la salud económica de un negocio. ¿Obtenemos flujo positivo? ¡Enhorabuena! Cuentas con liquidez.

En este artículo ahondaremos en su definición y en los tipos de flujo de caja que existen para que entiendas el concepto a la perfección. Saber calcularlo te hará tomar las decisiones adecuadas para el futuro de tu empresa. ¡Presta atención!


flujo de caja

¿Qué es el flujo de caja?

El flujo de caja es un término financiero que hace referencia a las entradas y salidas de dinero que se dan en una empresa en un período determinado.

El flujo de caja nos permitirá obtener la acumulación neta de activos líquidos durante un periodo de tiempo. Se trata de una herramienta muy importante a la hora de realizar el análisis financiero de una empresa.

Elaborar un flujo de caja es clave, ya que si su resultado es negativo, significa que la empresa no puede hacer frente a sus deudas. Esa situación nos obligaría a intentar reducir gastos.

¿Cómo? Por ejemplo, al pedir un refinanciamiento o al reducir inventario. De esta manera, un flujo de caja proyectado a tiempo puede llegar a salvarnos de la quiebra. ¡Una buena gestión de tesorería es sinónimo de éxito!

Aparte de ser indispensable para su supervivencia, la liquidez de la empresa también atraerá a inversores. Seguro que ya vas dándote cuenta de su valor, ¿verdad?


¿Cómo calcular el flujo de caja?

El primer paso es contar con información sobre los ingresos y egresos de la empresa. Esta información está disponible en los libros contables.

Lo siguiente sería volcar la información en una tabla para facilitar la organización. Cada columna corresponderá a un mes y en las filas situaremos los ingresos y gastos.

A continuación, calculamos el total de ingresos y el total de gastos de cada mes. La diferencia entre el primero y el segundo será el saldo neto de dicho mes.

Conviene recordar que debemos tener en cuenta las distintas salidas de dinero que se dan en nuestro negocio. Por ejemplo, las correspondientes al pago de sueldos o al pago de proveedores.

Finalmente, nos quedaría en una última fila (bajo la de saldo neto) el saldo neto acumulado


FLUJO DE CAJA = BENEFICIO NETO + AMORTIZACIÓN + PROVISIONES + CUENTAS POR PAGAR – CUENTAS POR COBRAR


Tipos de flujos de caja que es importante conocer

Respecto a los tipos de flujos de caja, debes conocer los siguientes:

flujo de caja

Flujo de caja operativo (FCO)

Se refiere al dinero ingresado o gastado por operaciones que están directamente relacionadas con la actividad de la empresa.

Por ejemplo, los pagos de impuestos relacionados con el ejercicio de la actividad son gastos de caja operativos. 

2

Flujo de caja de inversión (FCI)

Los flujos de caja de inversión son dinero ingresado o gastado en relación a la inversión en productos de los que la empresa espera obtener un beneficio futuro como por ejemplo, los productos financieros.

flujo de caja

Flujo de caja financiero (FCF)

Dinero ingresado o gastado de las inversiones financieras de la empresa relacionadas con su actividad. Como ejemplos, serían el pago de créditos o el efectivo recibido de la emisión de acciones.


Mantén controlado tu flujo de caja

Fijándonos en el saldo neto acumulado podremos saber nuestra situación actual en cuanto a liquidez, permitiendo determinar qué acciones tomar.

El hecho de mantener controlado el flujo de caja puede ser determinante para apostar por crecer, intentar remediar a tiempo un problema económico o quizás, para simplemente mantenernos en la misma línea.


Como hemos mencionado anteriormente, existen dos posibles situaciones al calcular nuestro “cash flow”:

👉🏼 Flujo positivo. Es el escenario perfecto. Podremos, por ejemplo, reinvertir en el negocio para crecer aún más al no tener problemas para responder a nuestras deudas.

👉🏼 Flujo negativo. Si sale negativo, significa que tenemos un problema: está saliendo más dinero del que entra. Lo ideal sería buscar la forma de que las ganancias se incrementen, pero la realidad es que para una empresa en esa situación suele ser muy difícil.

Por ello, lo recomendable es poner en marcha un plan de ahorro tomando medidas como ofrecer descuentos a los clientes por pronto pago al cobrar al contado o volver a negociar condiciones con proveedores.


Ahora ya conoces qué es el flujo de caja, cómo calcularlo y su importancia para tomar decisiones estratégicas.

Para terminar, te recomendamos informarte de los distintos tipos de costes. Te puede resultar de mucha ayuda a la hora de hacer un análisis financiero más profundo de tu empresa.


contacto

¿Necesitas ayuda con tu proyecto?

Haznos tu consulta sin compromiso. Prestamos servicios en toda España

Corre la voz:

Otras entradas

Consultoría gratuita de finanzas para tu startup