¿Qué son las estrategias de exit en una startup? Posibilidades de salida para inversores y ejemplos reales

Exit en una startup

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Cuando nace una nueva startup son muchos los temas que se ponen sobre la mesa: financiación, estrategias de lanzamiento, crecimiento, responsabilidades, crear equipo…

Como ves, todos son puntos relacionados con las necesidades que surgen en las primeras etapas.

Sin embargo, lo ideal es que, además de ello, se contemplen otros asuntos que serán importantes a futuro, por ejemplo, la estrategia de exit.

Este será el tema que vamos a tratar a continuación.

Si eres el fundador de una startup o estás en camino de serlo, es un concepto que deberías tener muy en cuenta. Ahora entenderás la razón.

CTA herramientas exclusivas de una startup

Qué es un exit en términos financieros y para qué sirve

Para que entiendas qué es hacer un exit, te pondremos un ejemplo.

Imagina que te compras un local con un amigo con el fin de alquilarlo y sacar algún dinero y, al cabo de diez años, decidís separaros. ¿Quién ocurre con el local?

Al ser un bien que habéis pagado entre los dos a partes iguales, a cada uno le corresponde el 50% del mismo.

Y si decidís soltarlo, la única opción es venderlo.

De dicha venta, cada uno se llevará la parte que le corresponde.

Pues bien, en las empresas sucede lo mismo.

Si la startup está formada por varios socios y, además, han entrado inversores para poner capital, a la hora de la salida, cada uno querrá llevarse consigo los beneficios que le correspondan.

Para que no haya ningún problema en este sentido, se elaboran las denominadas estrategias de exit en una startup.

Igualmente sirven para afrontar tiempos de crisis en los que hay que tomar decisiones sobre el negocio.

Sea como sea, si se produce una salida en una startup, debe existir un plan previamente trazado para recuperar la inversión y/o hacer ganar dinero a quien ha invertido en tu negocio.

Esto es algo que debe elaborarse con mucha antelación, idealmente en los momentos iniciales del negocio. Así las decisiones que se tomen, no están influenciadas de ningún modo y serán más justas.

Para qué sirve un exit en una startup

Además del objetivo principal que acabamos de comentar, si continuamos indagando en la explicación “qué es un exit en términos financieros de una empresa”, nos encontramos con dos utilidades claras:

  • Disponer de una estrategia adecuada. En función de cual sea tu objetivo a largo plazo, deberás trazar una estrategia de exit diferente. Así, por ejemplo, puedes querer vender tu empresa o que se fusione con otra. Incluso que esta salga a Bolsa. Para todo ello, deberás tener un plan de exit.
  • Atraer a los inversores. Elaborar una estrategia de exit en una startup también sirve para atraer inversión. Todos los inversores buscan obtener beneficios de las acciones que realizan o del dinero que ponen en una empresa. El plan de salida o exit es una de las medidas que mejor determinan la rentabilidad de la misma. Mencionarlo en una reunión con inversores es un punto muy favorable en su decisión. Querrán saber qué ocurre con sus ganancias en cualquiera de los casos.

Posibilidades de salida para inversores

Ahora que sabes qué es un exit en términos financieros y para qué sirve, veamos las diferentes posibilidades de salida para inversores que se pueden dar.

Si buscas en la bibliografía, encontrarás diferentes opciones, esta es nuestra selección de mejores planes de exit en una startup.

  • Venta. La venta de una empresa puede darse a diferentes niveles. Por ejemplo, se puede vender a un conocido, en el mercado abierto o a otra empresa. La segunda opción es altamente atractiva para quienes quieran iniciar un negocio. Pues es menos costoso tomar el control de un negocio ya en marcha, que arrancarlo desde cero. Hay muchos compradores de este tipo. En cuanto a la opción 3, hablamos de compradores que buscan eliminar competencia o abarcar una mayor cuota de mercado.
  • Adquisición. Este plan es similar al anterior, pero solo hablamos de empresas que compran otras empresas. Es una estrategia de exit en una startup a través de la cual se cede la propiedad de la misma.
  • Fusión con otra empresa más consolidada. Hablamos de fusión de empresas cuando dos compañías independientes se combinan para formar una. En esta estrategia, lo más acertado es que la startup establezca lazos con otra más consolidada, con mayor reconocimiento y con más recursos que ella. Esto le permitirá dar un salto y crecer. Aún así, hay diferentes tipos de fusiones.
  • Salida a Bolsa. Para salir a Bolsa, lo primero es optar por una OPV (Oferta Pública de Venta). Para ello, la empresa debe disfrutar de cierta maduración y consolidación en el mercado. En función de ello, la empresa tendrá más o menos valor. Es una de las medidas que se toman para liderar un sector.
  • Recompra de participaciones. En un plan de exit de una startup también es habitual optar por la recompra de participaciones. De este modo, se ofrece una opción de salida para socios o inversores que la deseen, pero aquellos que prefieran continuar con el negocio pueden hacerlo.
  • Cierre. Por último, si se opta por el cese de actividad, la alternativa disponible es el cierre. Es el peor escenario, pues se vuelve prácticamente imposible recuperar la inversión que se hizo al inicio. Aún así, debe haber un plan para ello.

Qué es hacer un exit explicado con ejemplos

No podemos terminar este post sobre el exit en una startup sin dar ejemplos de casos reales que han ocurrido en los últimos años.

Algunos de los exit españoles más relevantes han sido:

  • Idealista. Esta empresa se vendió a finales de 2020 por un valor de 1.321 millones de euros. El comprador fue el fondo sueco EQT. Tras el acuerdo, quedaron al frente los fundadores de la misma.
  • Rastreator. También a finales de 2020, el grupo Zoopla compró el grupo de comparadores de seguros Penguin Portals, en el que encontramos a Ratreator. El valor de la operación fue 560 millones de euros. Hasta ese momento la empresa pertenecía a las aseguradoras Admiral (británica) y Mapfre (española).
  • Privalia. Por último, esta otra empresa se vendió en 2016 por un valor de 500 millones de euros. En este caso el comprador fue el fondo Vente-Priveé. Todo el equipo directivo continuó en su cargo.

Sin duda, elaborar el plan de exit en una startup no es tarea fácil. Y más si no se tiene experiencia previa. Sin embargo, como ves, es un aspecto clave dentro de la empresa.

Si necesitas ayuda con este u otros temas financieros, escríbenos.

Ya somos el CFO de muchas startups españolas. Y nos encantará formar parte de la tuya. ¿Hablamos?

Suscríbete a nuestra newsletter

También te puede interesar