Los 5 elementos clave del plan financiero que aseguran la rentabilidad empresarial

Plan financiero

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Elaborar un plan financiero es uno de los pilares esenciales en todo modelo de negocio. De ello depende la viabilidad empresarial y la proyección a futuro.

Proceder con este estudio no siempre es todo lo sencillo que cabría esperar. Son muchos los factores que se deben tener en cuenta y, como tal, lo más recomendable es delegar en especialistas.

Con nuestra ayuda, tu plan económico y financiero estará perfectamente desarrollado. Cada detalle influye en los resultados y, por eso, queremos echarte una mano.

A continuación, te explicamos todo lo que debes saber e incluso te dejamos con un ejemplo de plan financiero.

¿Estás listo para tomar las riendas de tu empresa?

Plan financiero ¿qué es?

Antes de nada, definamos qué es el plan financiero de una empresa. En términos generales, se podría decir que es el documento que incluye los objetivos de una compañía y las estrategias que utilizará para lograrlos.

Este parte de una situación actual y proyecta cuál es la situación que se desea tener a futuro.

Con esta información se verifica cuál es el camino a seguir para tener una empresa rentable y el tiempo estimado en que se conseguirán las metas marcadas.

Por otro lado, puesto que el plan financiero pone en evidencia tus perspectivas de crecimiento, puede actuar como carta de presentación.

Es decir, puede servir para presentar la empresa ante potenciales inversionistas.

Asimismo, cabe destacar que el plan financiero no es exclusivo de las grandes compañías. Las pymes y startups también se pueden beneficiar del estudio económico.

Por eso, sea cual sea tu actividad o el tamaño de tu negocio, no dudes en ponerte manos a la obra.

¡El mañana empieza hoy!

Componentes clave que no deben faltar en un plan financiero

Todo plan económico financiero cuenta con ciertos componentes clave. Estos aspectos se deben desarrollar con absoluta transparencia y bajo la supervisión de un CFO experto.

Si no cuentas con uno dentro de tu organización, puedes buscar ayuda externa. En Lean Finance ofrecemos este tipo de servicio. Si quieres información, tan solo tienes que hablar con nosotros.

Dicho esto, los planes de inversiones, la financiación, el flujo de caja o hacer un balance son algunos de los elementos más destacados.

A continuación, los repasaremos todos uno por uno.

1) Plan de inversiones

Todo modelo de negocio requiere de una inversión inicial. No importa si tu negocio es físico u online: siempre vas a tener que asumir una serie de gastos con miras al retorno financiero.

Estos son algunos de los más comunes:

  • Alquiler de inmuebles. Si requieres un espacio en el que desarrollar la actividad laboral o vender tus productos, alquilar el inmueble es el primer gasto pendiente.
  • Dispositivos y mobiliario. De nada sirve tener el mejor espacio de trabajo si no lo equipas adecuadamente. Por eso el mobiliario, material de oficina y dispositivos electrónicos deben ser de primera calidad.
  • Softwares. Cada vez son más los negocios que dependen de la informática. Cada programa tiene un precio y no, hackearlos no es una opción.
  • Salario de los trabajadores. La productividad de una empresa depende de sus empleados. En consecuencia, debes tener en cuenta el sueldo que les vas a pagar. Apuesta por un salario digno y competitivo.
  • Contratos mensuales. El seguro, la luz, el agua… Son muchos los contratos que se firman desde un primer momento. ¡Inclúyelos en tu plan financiero!

2) Financiación

El siguiente punto a contemplar en un plan económico y financiero es la financiación. O lo que es lo mismo las fuentes que vas a necesitar para reunir el capital que requiere tu negocio.

La respuesta aquí es muy variada. Habría que analizar minuciosamente la naturaleza de la startup o compañía para identificar el modo de financiación más conveniente.

No hay una solución estándar para todas. Esta es una de las responsabilidades más importantes del CFO. Un error en este punto, puede llevar a la empresa a obtener cifras negativas de rentabilidad.

3) Balance general

El balance del plan financiero es el análisis de la situación real de tu negocio. Un estudio en el que pones en valor tu estado en un tiempo determinado.

En este punto hay dos aspectos a los que debes prestar atención.

  • Activos. Los activos son el saldo de tus cuentas. No importa si son cheques o inversiones: todo cuanto genera ventas y dinero es un activo.
  • Pasivos. En el otro lado de la moneda encontramos los pasivos. En este caso, hablamos de las deudas y los gastos económicos de la compañía.

Asimismo, se debe tener en cuenta el patrimonio neto. Un factor que determina todos los fondos de la empresa.

El balance general es la media de estos conceptos y debes actualizarlo al menos una vez al año.

4) Flujo de caja

A la hora de elaborar el plan financiero de una empresa es importante prestar atención al flujo de caja. Este nos indicará cuáles son los ingresos y egresos a futuro que tendrá. Y será un factor determinante en la toma de decisiones.

De este modo, se podrá predecir el rendimiento del negocio y ajustar los objetivos. Así como realizar determinadas acciones o posponerlas.

5) Punto de equilibrio

Este concepto hace referencia a los precios que se establecen por los productos o los servicios que ofreces.

La meta de este punto es, como cabría esperar, la rentabilidad del negocio.

Para ello, debes analizar el nivel de ventas mínimo con el que vas a igualar los gastos totales y los ingresos totales.

De nuevo, la figura del CFO es clave. Aportará una visión económica en la estrategia del negocio. Y evitará situaciones de estrés, por no llegar a las ventas y facturación estimadas.

Ejemplo de un plan financiero

¿Todavía no te ha quedado del todo claro qué es el plan económico financiero de una empresa? Vamos a aplicarlo a un caso hipotético.

En el plan financiero que usamos de ejemplo vamos a pensar en una persona que tiene 1000€ para crear una empresa. A su vez, solicita un crédito de 500€, el cual tendrá 60€ de intereses divididos en tres meses y devolverá 200€ en dos periodos diferentes.

Por otro lado, invierte 300€ en bienes inmuebles, 100€ en equipos y 50€ en servicios mensuales.

Con esto hace ventas de 200€ durante once meses.

Así estaría ahora mismo su plan financiero:

  • Entradas de dinero. 1500€ que se corresponden a sus fondos y el crédito, más 200€ por once meses correspondiente a las ventas. Es decir 3700€.
  • Salidas de dinero. Aquí debemos tener en cuenta todos los gastos. O sea, 60€ + 200€ + 300€ + 100€ + 50€: 710€.

¡Sigamos con nuestro plan económico financiero de ejemplo!

El siguiente paso es el de analizar el balance.

  • Activos. Las entradas menos las salidas nos dan un total de activos de 2990€.
  • Pasivos. Debemos 60€ de intereses y 300€ del préstamo total, por lo que será de 360€.

Es evidente que el balance es positivo, dejando clara la viabilidad del negocio.

Hablamos de una empresa solvente y de lo más prometedora.

Ahora bien, este no es más que un pequeño ejemplo de las muchas hipótesis a las que te puedes enfrentar. Por eso, presta atención a cada detalle y cuenta, solo así tomarás perspectiva de tu realidad financiera.

Recuerda que en Lean Finance ofrecemos un servicio de CFO as a Service para acompañarte en el crecimiento de tu startup o empresa.

Nuestro objetivo es mejorar los procesos financieros de las mismas y asegurar su supervivencia.

Si te interesa saber más, tan solo tienes que escribirnos. Estamos al otro lado para ayudarte y cuidar de la salud financiera de tu negocio.

Suscríbete a nuestra newsletter

También te puede interesar