Finanzas

¿PROBLEMAS PARA COBRAR TUS FACTURAS? LA IMPORTANCIA DE COBRAR EN FECHA (I)

La ya conocida Ley de Morosidad de 2004 determinaba el plazo máximo de cobro en 60 días naturales. No obstante, durante los años de la crisis esta cifra no paró de aumentar sin ser extraño que muchas empresas llegaran a pagar muchísimo más tarde.

Los datos publicados por CEPYME en su Boletín de Morosidad y Financiación Empresarial del 4º Trimestre del 2017 los datos siguen siendo dramáticos:

  • El periodo medio de pago se sitúa en 80 días, un 30% por encima de lo permitido por ley.
  • Los sectores más perjudicados son el textil, construcción y promoción inmobiliaria.
  • La Administración Central paga a los 44,5 días, 43 días después de lo marcado por ley.
  • El Índice Sintético de Morosidad Empresarial (ISME) se redujo hasta los 941.

  • Text Hover

Hablando de obviedades, la mejora de los niveles de morosidad va ligada a la reducción de los periodos de pago. No es ningún secreto lo difícil que puede llegar a ser cobrar las facturas a los clientes. Entonces, ¿cuánto me cuesta financiar a mis clientes?

Hagamos un caso práctico. Tenemos una factura de 60.000€ y con fecha de vencimiento a 60 días. Lo habitual es financiar parte de nuestros cobros a través de nuestros acreedores y proveedores, pero nunca deberíamos incumplir con ellos, es decir, no debemos penalizar a nuestros proveedores por retrasos en los cobros a clientes.

Si nuestro nivel de caja es cercano a 0 es muy posible que tengamos que utilizar una póliza de crédito. Olvidemos gastos relacionados con la póliza, como la comisión de disponibilidad, de apertura y similares.

Importe: 60.000€
Interés: 6,5%

¿Cuál sería el coste directo de financiar esos retrasos?
  • Text Hover
¿Cómo quedaría? 

Retraso en el pago de 30 días = 316€
Retraso en el pago de 60 días = 633€
Retraso en el pago de 90 días = 952€
Impago a los 365 días = 3.900€ + Costes del proyecto

Estos retrasos pueden causar muchos daños en la empresa y erosionan el margen y la rentabilidad, por lo que hay que tener claro que los retrasos en los cobros no actúan solamente contra la liquidez, sino que atacan directamente a la rentabilidad.

Ten especial cuidado en los siguientes casos:

  • Perteneces al sector textil, construcción y promoción inmobiliaria.
  • Tienes clientes de estos sectores.
  • Tu ámbito de negocios se encuentra en Extremadura y/o Murcia (son las CCAA con peor comportamiento).
  • Trabajas con empresas de tamaño mediano – grande (funcionan un 9,5% peor que las microempresas.
  • Tus clientes son Administraciones Públicas de ámbito local (las corporaciones locales mantienen el periodo de pago medio más alto entre las Administraciones Públicas que, aun reduciéndose hasta los 87,3 días sigue suponiendo casi el triple del máximo legal permitido).

Huelga decir que te cuides bien si eres una empresa del sector textil, construcción y promoción inmobiliaria, con una alta facturación a Administraciones Públicas Locales de Extremadura y Murcia.

Recomendaciones

  1. Plantea siempre una gestión activa del cobro.
  2. Diversifica la cartera de clientes por tamaño, sector y propiedad pública o privada.
  3. Ten un plan para el caso de retrasos de cobros.
  4. Maneja una caja operativa que cubra, al menos, 2 meses tus gastos de estructura.
  5. Calcula tu “burn rate” y verás los meses de vida de tu empresa.

Hasta aquí el post de hoy. En el próximo post trataremos el caso real de una empresa con problemas en los cobros de clientes donde incluiremos una calculadora de gastos financieros derivados de dichos problemas y una guía con mejores prácticas en la gestión de cobros. 

Para amenizar la espera, te pueden interesar nuestros trucos de asesor financiero en el post sobre finanzas para tu startup o puedes estar al día de todas las novedades de Lean Finance siguiéndonos en LinkedIn y a través de nuestra suscripción.