Guía y plantilla para hacer el cierre contable de tu negocio

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

¿Se acerca la hora de realizar el cierre contable de tu negocio? Muchas veces esto supone un dolor de cabeza por el hecho de no seguir una planificación ni organización previa.   

El cierre del ejercicio contable refleja la situación real de tu negocio durante un período de tiempo, dándote una ligera idea de si has tenido más beneficios que pérdidas.  

Asesórate de la mano de un buen profesional para dejar solucionado este tipo de cuestiones si no quieres rendir cuentas con la Agencia Tributaria, ¡sigue leyendo y despejamos todas tus dudas!

 

¿Qué es el cierre contable?

 De manera anual, cada empresa debe cerrar las cuentas de resultados con relación a su actividad económica. Es posible que, durante el proceso, se produzcan errores u olvidos en las cuentas; debemos atarlo todo al detalle.  

Hoy en día, con los avances tecnológicos y la tendencia a la digitalización, los trámites para realizar el cierre contable se han ido modernizando, pero siempre es necesario la presencia de personal que revise y analice los datos.  

Se trata de un proceso por el cual se liquidan todas las cuentas de resultados de una empresa (ingresos, gastos, costes de venta…) y se trasladan a las cuentas de balance (activo, pasivo y patrimonio). 

 

Hacer un cierre contable paso a paso

Debido a que es una tarea complicada y que requiere tiempo y esfuerzo, los expertos aconsejan llevar a cabo una checklist de comprobación para no llegar a cometer errores innecesarios.  

A continuación, te explicamos paso por paso cómo hacer el cierre del ejercicio contable. Es el momento de recopilar toda la información contable del año y sacar conclusiones: 

 

Revisión de operaciones corrientes

En este primer paso, nos aseguraremos de hacer balance de comprobación de sumas y saldos para verificar la contabilidad de la empresa. Tomaremos como apoyo el libro diario del negocio. 

¿Quieres tener un mayor control de las salidas y entradas netas de dinero de tu empresa? Conoce el flujo de caja como medida de confianza.

 

Inventario de existencias

El paso siguiente es hacer una valoración de todas las existencias actuales de tu negocio en el año contable. Después, debemos extrapolar estas existencias al número total de compras realizadas y al número de gastos.

 

Amortización del inmovilizado

Debemos chequear el valor del inmovilizado material para considerar su estado, su precio y su valor. Así tendremos una idea de la vida útil del inmovilizado a amortizar y del período de tiempo que ha permanecido en nuestra actividad. 

 

Reclasificación de la deuda

Contabilizaremos el pago de la cuota de préstamo para hacer la correspondiente reclasificación. La suma total de las cuotas que tengamos que pagar en el año que empieza, la trasladaremos a la cuenta correspondiente.

 

Provisiones de riesgos y gastos

Este tipo de provisiones están destinadas a cubrir los gastos, pérdidas o deudas que tu empresa puede tener al cerrar el ejercicio contable. Así, seremos cautos ante cualquier tipo de imprevisto que nos pueda surgir. 

 

Deterioro del valor de los activos

Determinados elementos patrimoniales han podido reducir o incluso perder el valor respecto al inicio. Deberán ser considerados “reversibles” como por ejemplo pueden ser acciones que han bajado en bolsa. 

Si además, estás interesado en conocer la salud financiera de tu negocio más a fondo, aprovecha algunas de las nociones que ponemos a tu disposición.

 

Resultado del ejercicio: cuenta de pérdidas y ganancias

En este siguiente paso, se realizará la diferencia entre los ingresos (ventas e ingresos) y gastos (compras y gastos) de la empresa dando el resultado final del ejercicio. 

Por otro lado, también puede valorarse la regularización de las cuentas de patrimonio neto que es el resultado de la diferencia entre ingresos y gastos imputados al patrimonio neto. 

 

Asiento del cierre

Por último, haremos el cierre definitivo del libro contable del negocio donde quedan reflejados los movimientos del período de ejecución de la empresa. 

Ya no se registrarán más operaciones, es el fin del ejercicio y el inicio de otro ejercicio contable.

Es verdad que nos encontramos ante cambios constantes difíciles de medir pero… ¿Te gustaría ir un paso más allá y conocer el grado de innovación en tu sector

 

Asiento de apertura: vuelta a empezar

Cuando volvamos a reanudar o iniciar la contabilidad desde 0 lo denominaremos “asiento de apertura”. Es el primer paso que daremos en contabilidad para dar inicio a un ejercicio económico. 

Se suele llevar a cabo junto al asiento de cierre de contabilidad para diferenciar un ejercicio económico de otro. 

Los pasos anteriores te ayudarán a realizar de una forma sistemática el cierre contable de tu negocio y no tener ningún tipo de problema en el plano de la gestión interna.

Ahora ya tienes un mayor conocimiento preciso de cómo desarrollar el cierre contable de tu negocio. ¿Te atreves a ponerlo en marcha? En Lean Finance, te damos las claves para que tu negocio sea todo un éxito. 

Suscríbete a nuestra newsletter

También te puede interesar